fbpx

¡Bienvenido emprendedor!

Si estás en este lugar, posiblemente tienes una idea de negocio en mente y tienes dudas de cómo comenzar a echar a andar ese proyecto o, ya cuentas con una empresa en marcha y sientes que se ha estancado por lo que no puede crecer, así le inviertas más tiempo, dinero o esfuerzo. ¡Tienes suerte!, desde este primer artículo comprenderás cuáles son los más grandes y generalizados desaciertos que comenten tanto emprendedores cuanto empresarios con años en su sector.

Para darte una idea sobre a qué me refiero, te pondré un ejemplo bastante básico; léelo, tal vez te sientas identificado en algún punto. Si no deseas leer la historia, ve directo al final del artículo.

«

Si no te gusta tomar riesgos, debes salir corriendo del negocio

»

Ray Kroc, fundador de McDonald’s.

Carlos siempre quiso abrir un restaurante, por lo que estuvo trabajando como empleado más de más de 8 horas diarias, sudando la gota gorda para poder juntar dinero y hacer su sueño realidad de no depender de jefes ni de sueldos miserables; él deseaba su independencia financiera.

Habiendo ahorrado el suficiente dinero, decide poner en marcha su proyecto. Gasta parte de su presupuesto en la garantía y primer mes adelantado de un local amplio, relativamente céntrico en la ciudad de Huamanga; para ahorrarse algo de dinero, viaja a Lima a comprar la cocina, el horno, mesas, sillas, manteles, cubiertos, cuchillos y demás utensilios necesarios para tal propósito; también, se hace con pinturas, mayólicas, losetas, focos y demás objetos para adornar el lugar y volverlo acogedor para sus futuros comensales.

A Carlos le queda ya muy poco presupuesto, menos del 30% de lo que inicialmente tenía, aunque preocupado por si tendría algún otro gasto más, estresado porque ya se acerca el primer mes para pagar el alquiler y habiendo terminado las refacciones del lugar, decide contratar un cocinero y dos mozos para que le ayuden a atender el restaurante y hacer las compras para preparar los platillos.

Hasta este aquí, ¿te diste cuenta cuál es el primer error que comete Carlos? ¿No?, sigamos leyendo.

Faltando una semana para abrir, como método de publicidad, Carlos manda hacer unos volantes en el que promociona los platos a mitad de precio por inauguración e invita a familiares, amigos y demás conocidos.

Llega el día de inaugurar, todo va como viento en popa. Familiares y amigos están disfrutando de la noche de comida a buen precio, algunos amigos acompañan tomando refrescos y felicitando a Carlos por su emprendimiento. La noche termina muy bien y Carlos se siente satisfecho por lo logrado gracias a su esfuerzo y dedicación. Se va a descansar motivado para abrir otro día más.

Pasan los días y Carlos se da cuenta que no entran muchos clientes, salvo uno que otro transeúnte que pasa por la puerta a entrar más por curiosidad. Aún así, alguna vez le dijeron que en dos meses su empresa debería ya generar rentabilidad. Pasan dichos meses, medio año, un año y Carlos ve que esto no funciona, a pesar de rebajar los precios, hacer algunas promociones, simplemente su empresa no ha crecido y se ha estancado. Decepcionado y agobiado en deudas, la idea de cerrar se le hace cada vez más grande.

¿Entonces, qué ocurrió?

La respuesta es tan sencilla como compleja. Carlos nunca comprendió qué, así como invirtió grandes cantidades de dinero en montar el local, también debió haber invertido una cantidad considerable en el marketing de su empresa para desarrollar su marca y aumentar clientes desde la apertura de su negocio o, incluso, desde más antes.

Recuerda, nadie compra un micrófono si no tiene nada que hablar, quiero decir que no es buena idea abrir un proyecto si al mismo tiempo no se cuenta con un presupuesto, por más pequeño que sea, para invertirlo en publicidad inteligente.

¿Y los volantes de Carlos, acaso eso no es publicidad?

Lamento decirte que no, no es publicidad. La publicidad que atrae clientes, los fideliza y mantiene como consumidores de tus productos o servicios, es más profunda que solo invertir en volantes. En el siguiente post, abarcaremos con más detalle este último punto.

Hasta aquí este primer artículo, espero que te haya servido ¡futuro caso de éxito!

No hay comentarios

Postea un comentario